Reseña | Dunkirk.

Dirigida por el multi premiado y ovacionado director británico Christopher Nolan, Dunkirk, o Dunkerque como se le llamó en español, es un filme que trata de dos nociones asociadas fuertemente al mundo de la confrontación bélica: la supervivencia y el heroísmo.

En el cine de guerra es muy frecuente ver estos dos conceptos ligados pero no mezclados. O más bien, juntos pero no revueltos. Pero Christopher Nolan, en Dunkirk, le da un giro a este preconcepto. De hecho el interrogante central de la película es sobre si existe heroísmo en huir, ser un cobarde o simplemente, hacer todo lo que se requiere para sobrevivir, y en eso esta película es indiscutiblemente superior.

Técnicamente, la película también es un éxito rotundo. Al igual que todas las películas de Nolan, el aspecto visual es inmaculado, con tomas generosas y precisas, en un trabajo que aporta al cine como arte y como ciencia, algo que no pueden decir muchos otros directores. Pero en está película es el sonido, y no la parte visual, el que se lleva todos los aplausos. Es genial. Usted perfectamente puede cerrar los ojos y aún así disfrutar de la película y mejor aún, porque así puede sentirse inmerso en el desarrollo de la historia.

Pero así como es válido reconocer todos estos puntos positivos para Dunkirk, también hay reconocer que hay puntos negativos. En primer lugar, esta película es de lejos la más densa, compleja y menos entretenida de todas las películas de Christopher Nolan. Y no es sólo que haya tres líneas temporales diferentes que se intersectan en varios puntos de la cinta, sino que ni las escenas ni los diálogos proporcionan información alguna sobre los personajes que habitan en esas líneas temporales.

Y ese es el principal punto negro de esta película: no hay identificación con los personajes. Llega el punto en que al espectador le viene dando lo mismo si los nazis terminan secuestrando a todos los personajes principales para luego desollarlos en la playa invadida. Y una película en la que los personajes no tienen desarrollo, es una película sin corazón. Una película sin alma.

Quizás, al borde de los minutos finales, es posible vislumbrar una luz, en la que por unos breves segundos se llega a sentir que todo lo que pasaron los personajes valió la pena, que al final hubo recompensa para ellos, pero esta es una satisfacción vacía que en nada llena el vacío monumental que dejan estos personajes en el largometraje.

Si Nolan espera llevarse el Oscar con esta película, estoy seguro que tendrá muchas de las nominaciones que anhela, y hasta existe la probabilidad que gane algunas de esas nominaciones, porque es indiscutible que es un filme muy bien hecho. Pero al igual que un maniquí de tienda de ricos, la belleza externa no cambia el hecho de que al final del día, estamos simplemente ante un cascarón vacío. Nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s