Reseña | Dragon Ball FighterZ.

Tras su presentación en el E3 de 2017, los fans de Dragon Ball tenían el ojo puesto en el que se antojaba como el mejor videojuego de la serie en años, quizás el que más. Finalmente lo tenemos entre nosotros, lo que nos sitúa en el momento de saber cuán bueno es. Descúbrelo en el análisis de Dragon Ball FighterZ.

Lejos de las propuestas recientes -y no tan recientes- más conocidas para la serie como Dragon Ball Xenoverse, Dragon Ball Budokai Tenkaichi o Dragon Ball Raging Blast, en las que la cámara estaba pegada a la espalda y nos encontrábamos con un escenario abierto que recorrer, aquí se apuesta por el sistema de lucha clásico 2D por equipos. Cambia mucho, pero lo hace para bien.

Es justo empezar el análisis de Dragon Ball FighterZ con lo más importante de todo: el combate. Aquí se toma de referencia a los videojuegos de Marvel y Capcom en los que se enfrentan formaciones de tres, donde lo importante está tanto en los combos largos como en la elección de un equipo bien compenetrado.

Esto hace que Dragon Ball FighterZ sea muy táctico si queremos meternos de lleno en él, pero en Arc System Works saben que esto será jugado por una audiencia mucho mayor y no se renuncia a la accesibilidad. ¿Qué sale de todo ello? Un juego al que cualquier inexperto podrá jugar haciendo cosas chulas, y a la vez una propuesta interesante para los amantes de la lucha por equipos 2D.

Como todo buen videojuego de la serie que se precie, la historia importa. En esta ocasión nos encontramos con un nuevo personaje, el Androide 21 (diseñado por el propio Akira Toriyama), quien ha decidido resucitar a villanos como Freezer o Célula y, al mismo tiempo, generar multitud de clones de todos los personajes de la serie. Su intención es algo que habrá que ir descubriendo al jugar.

La clave aquí está en que para avanzar en la historia tendremos que superar distintos paneles a modo de minijuego por turnos en los que realizar combates. En ellos desbloqueamos a nuevos personajes que se unirán a la causa y que nos recompensará con nuevas escenas de diálogo interesantes, sobre todo por lo divertido de muchas situaciones. Lo bueno de este modo es que es largo y que ofrece buenas dosis de fanservice al fan, lo malo es que flaquea en algunos puntos y es innecesariamente enrevesado, pero a grandes rasgos funciona.

Pero volviendo a lo primero, hay que remarcar que lo más importante del análisis de Dragon Ball FighterZ es analizar la experiencia de juego y, por ende, el combate. Aquí hay donde elegir, y encontraremos modos de combate local, un profundo arcade similar al de Guilty Gear XRD REV 2 (lo desarrolla el mismo equipo), torneos, un versus que funciona, un buen tutorial para mejorar con cada personaje y un PVP estable y sin retrasos.

Técnicamente el juego luce de maravilla a 60 imágenes por segundo en todas las plataformas, lo que hace que en lo que al análisis de Dragon Ball FighterZ respecta no haya nada que apuntar al respecto. Esta entrega sabe funcionar perfectamente para el que venga solo a disfrutar de los personajes que la llenan, el fan, pero a la vez viene con distintas capas de profundidad y con personajes lo suficientemente distintos como para verle futuro en el mundo de los eSports.

¿Ha vuelto Goku y mejor que nunca? Indudablemente, sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s