Reseña | Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft.

La saga de videojuegos Tomb Raider es una de las más queridas por los aficionados a los videojuegos, nacida en 1996 la saga narra las historias de la cazadora de tesoros y arqueóloga Lara Croft, una mujer intrépida, con gran destreza física y habilidad en la resolución de puzles y acertijos que en sus viajes, además de enfrentar difíciles desafíos, debe luchar contra organizaciones que buscan adueñarse de reliquias y poderes que pueden poner en riesgo el destino del mundo. Su trama en principio se asemeja a las aventuras de Indiana Jones.

El éxito alcanzado por este personaje, principalmente por la calidad de sus primeros 3 videojuegos, hizo que en 2001 se estrenará la primera adaptación de esta serie al mundo del cine. “Tomb Raider” fue protagonizada por Angelina Jolie, personaje enfocado a mostrar a una Lara Croft como la de los videojuegos, sexy y aventurera. Esta película centrándose bastante en la aventura y la acción recibió duras criticas, aunque logró ser un éxito moderado en taquilla que permitió realizar una segunda parte, “Tomb Raider: The Cradle Of Life” que, aunque recibió mejores críticas, no tuvo buenos números de taquilla dando por terminada la saga en el cine.

Los años pasaron y nuevas entregas de los videojuegos aparecieron, pero fueron mal recibidas por los videojugadores por lo  que, para el noveno título de la franquicia, la empresa desarrolladora del videojuego decidió dar un reinicio a esta saga lanzando en 2013 “Tomb Raider”, que contaba el origen de Lara Croft pero en esta ocasión haciendo un cambio radical al personaje: en vez de ser una mujer hábil, fuerte y seductora, que incluso podía considerarse una superheroína, la nueva Lara Croft desarrolla desde cero sus habilidades, tratando de sobrevivir en una isla infernal, aprendiendo a camuflarse con el entorno, a explorar y sobrevivir con pocos elementos a su alcance. Lara Croft ahora es una mujer que debe tomar decisiones difíciles de vida o muerte, sufre golpes, caídas, llora y grita en momentos de desesperación y dolor, pierde amigos y es vulnerable, incluso su aspecto físico se asemeja más a la realidad de una mujer atlética en un entorno hostil, que a la sex symbol de los primeros juegos. El videojuego fue un rotundo éxito y su continuación en 2015, “Rise Of The Tomb Raider”, también cosechó grandes críticas, retornando a Tomb Raider a un estatus de gran saga de videojuegos.

A raíz de este renacer de la franquicia ahora tenemos una nueva incursión al cine, “Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft”, protagonizada esta vez por Alicia Vikander. La película toma ciertas libertades en el guión frente a la historia contada en los videojuegos planteando una Lara Croft que vive la vida sin rumbo y sin superar la desaparición de su padre años atrás. Lara descubre un mensaje oculto de su padre y emprende un viaje en busca de pistas de su paradero, este viaje la llevará a una isla peligrosa comandada por un grupo terrorista que se encuentra en búsqueda de un peligroso secreto considerado por muchos un simple mito que puede alterar el orden mundial, Lara deberá tomar decisiones que cambiarán su destino y el destino del mundo.

Alicia Vikander hace un gran papel como Lara Croft, el personaje logra generar empatía, es creíble y tiene carisma, incluso la película se toma su tiempo en explicar el porqué Lara es hábil con los acertijos y el porqué tiene muy buenas habilidades físicas. “Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft” tiene buen ritmo y las escenas de acción están muy bien ejecutadas, así mismo la película no tiene mayores escenas de humor y evita todo tema de romance, tema recurrente en las películas de acción y aventura. Para los fans incluye muy buenos guiños y homenajes a los videojuegos y logra plasmar la misma violencia y sufrimiento físico de la Lara de los videojuegos más recientes, lamentablemente el guión es su gran talón de Aquiles.

Los videojuegos generan gran empatía con los videojugadores porque al final lo que sufre el personaje lo sufre quien lo maneja. El éxito de los videojuegos en muchos casos radica en personajes únicos con guiones que proponen ideas nuevas y giros sorpresivos e inesperados ya que los guionistas de videojuegos saben que su público es capaz de entender y manejar cierta madurez y además buscan nuevas experiencias. Tomb Raider cae en el error de muchas adaptaciones de videojuegos al cine, tratando de ser para todo público, sobre todo ajeno a él, calcando escenas y símbolos del videojuego para dar beneplácito para los fans, pero sus guiones caen en las fórmulas ya conocidas y vistas. Es entendible que los guiones tengan cambios frente al material original del que toman inspiración, pero en vez de tomar su propio camino respetando la fuente o expandiendo nuevas posibilidades, resultan cayendo en clichés comunes de películas de aventuras, como el tema de la corporación malvada y un villano sin trasfondo, que son malos porque sí, o resolver grandes retos para la protagonista de forma muy corta y simple.

Tomb Raider (2018) tiene momentos entretenidos, está bien filmada, pero al final se siente solo como una copia de elementos ya vistos en películas como la trilogía de “The Mummy” con Brendan Fraser o “Indiana Jones”, y si a esto le sumamos un final abierto que grita planes de querer ser una posible trilogía, al final tristemente es otra oportunidad perdida de llevar a buen puerto el universo de los videojuegos al mundo del cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s