Reseña | Ni no Kuni II: Revenant Kingdom.

Ni no Kuni II reúne en un solo juego lo mejor y lo peor del estudio que lo desarrolla. Level 5 prepara mundos de juegos preciosos, sugerentes e interesantes, con buenos personajes, combates y comprendiendo perfectamente lo que uno espera cuando elige uno de sus JRPG: que tenga duración, contenido y muchas cosas por hacer. Ni no Kuni II cumple notablemente con todo esto.

La exploración por sus escenarios es un tanto lineal, pero gracias a ir consiguiendo habilidades, poders y objetos, se desbloquean nuevas sendas que invitan al backtracking y a la exploración. Sus peleas son en tiempo real, con un esquema de ataque fuerte, débil y salto. Para evitar golpes podemos bloquearnos o esquivar. Al principio parecen simples, pero a medida que conseguimos nuevas habilidades, ataques especiales, mejoramos nuestro ejército de fofis y adaptamos la experiencia a nuestro gusto, el combate gana enteros.

Ni no Kuni II da muchas opciones de personalización. Los fofis son como los kodama de La Princesa Mononoke, una reducción del concepto de los últimos del primero. Son unos bichitos de apoyo que desatan sus poderes de vez en cuando durante las luchas. Nosotros elegimos cuáles nos acompañan, los subimos de nivel y nos sirven tanto para mejorar nuestra estrategia como para incentivar nuestro coleccionismo, pues hacerse con los mejores te llevará tiempo.

Para empezar, las estadísticas de los personajes se resumen en cinco, cada una de ellas aumentará dependiendo del arma y el equipo que llevamos puesto:

  • Ataque cuerpo a cuerpo.
  • Ataque a distancia.
  • Ataque mágico.
  • Defensa física.
  • Defensa mágica.

Por otro lado, se nos introduce a los Higgledies, estos pequeños personajes hacen referencia a los diferentes espíritus de la naturaleza que hay en el mundo, muy parecido a los Familiares en Wrath of the White Witch.

También podemos hacer uso de un ecualizador de batallas. Esto es como contar con una mesa de mezclas en la que alteramos si preferimos hacerle más daño a un tipo de enemigo que a otro o ganar más experiencia a costa de no conseguir tanto dinero. Al final nos quedamos con unas peleas que, sí, podrían dar más de sí, pero que funcionan muy bien.

Quiza un detalle importante en Ni no Kuni II llega con la gestión del reino y la estrategia en tiempo real. Lo primero no deja de ser una traslación de los juegos de gestión de villas típicos de móvil. No lo decimos como algo peyorativo, porque en sí no está mal aunque nunca deja de ser demasiado sencillo. El problema es que es un catalizador de misiones secundarias aburridisimas que no siempre se puede evitar. El reino nos permitirá evolucionar de varias maneras y se caracteriza por tener:

  • Arcas Reales: El dinero que ganemos en el reino será diferente al que llevamos nosotros, nos permitirá construir edificios, reformar los que ya tenemos y llevar a cabo investigaciones, entre otras cosas.
  • Edificios: El reino nos habilitará la creación y evolución de varios tipos de edificios que nos servirán para avanzar en el juego, un lugar para crear Higgledies, otro para mejorar nuestros hechizos y habilidades especiales, una cocina, e incluso un lugar para mejorar nuestro ejército, entre otros.
  • Súbditos: Como todo reino tendremos súbditos a los cuales los podemos asignar en diferentes edificios para que se puedan llevar a cabo las diferentes tareas. Los súbditos nos habilitaran nuevos tipos de misiones, como también una subditopedia de los personajes que nos iremos encontrando a lo largo de nuestra aventura. Cada súbdito tendrá un talento especial y esto nos otorgará ventajas en el campo en cuestión.
  • Materias Primas: Además de las arcas reales, también dispondremos de un espacio para poder generar todo tipo de materiales los cuales conseguiremos de huertas, aserraderos, entre otras.

Sin lugar a duda, tenemos un montón de cosas por hacer y muchas más por descubrir.

Tendrás que cumplir los encargos de muchos para que se vayan a vivir a tu reino y compartan contigo sus habilidades. Eso nos obligará a parar de golpe, en demasiadas ocasiones, el ritmo de la aventura principal para hacerle caso a nuestros futuros vasallos, lo que entorpece el crecimiento de personajes, la historia, la tensión narrativa y el propio ritmo de juego.

Ni no Kuni II se presenta como un JRPG en tercera persona, un juego de mundo abierto con centenares de cosas por hacer. El diseño de los personajes y el arte en el juego es único y hermoso, ya que tiene ese aire al estilo Ghibli, y sinceramente es para deleitarse. Si bien el Studio Ghibli no ha colaborado en su desarrollo como lo hizo en su antecesor, tenemos a dos figuras importantísimas: el diseñador de personajes de Ghibli, Yoshiyuki Momose y el compositor musical, Joe Hisaishi, que repitieron los mismos roles que en la anterior entrega.

Ya en los primeros minutos del juego sentimos que estamos en una película de Ghibli, y a lo largo de todo el juego podemos presenciar y disfrutar de los lugares que visitamos y los personajes que conocemos con esa personalidad que lo hace único. Aunque eso sí, vamos a extrañar las cinemáticas con estilo anime que estaban presentes en la anterior entrega.

Algo que nos resultó impresionante es el estilo del arte del supramundo. Representa un diorama donde el mundo en el que estamos es “una maqueta a escala”, los personajes están dibujados al estilo chibi algo que nos resultó extraordinario.

Esta es una notable aventura repleta de contenido, larga y que toma interesantes riesgos para ofrecer un JRPG que se sale de lo típico del género. Sin duda una recomendación que debes tomar en cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s