Reseña | Forza Horizon 4.

Playground Games nos traslada a su particular visión de Reino Unido para mostrarnos todo el potencial de Xbox One y Xbox One X en un juego de coches que busca seguir siendo referente en el género de conducción. Y es que desde su desembarco en Xbox 360 hasta la adquisición del estudio por parte de los de Redmond, los británicos han ido construyendo las bases para lo que debe ser un juego en donde premia la velocidad arcade en mundo abierto. Forza Horizon es a día de hoy el ejemplo de cómo hacer un juego de carreras, y eso es algo que el binomio Microsoft y Playground han logrado realizar sentando cátedra en pocas entregas.

Pero como decía, hoy nos ponemos a los mandos de esta nueva aventura sobre ruedas en donde todo es más y mejor. En esta ocasión y chocando un poco con la tercera parte, Forza Horizon 4 ha decidido declinarse por elegir Inglaterra como localización. Este contraste con respecto a su antecesor tiene una explicación muy sencilla, el clima. Si en Forza Horizon 3 la climatología típica y seca de Australia servía como tapiz para presentar el juego, el estudio ahora ha elegido Reino Unido por su variedad climática, la estrella de esta entrega son sin lugar a dudas los cambios estacionales.

Y como viene siendo habitual en los juegos de la franquicia, Forza Horizon 4 también cuenta con un modo historia o campaña en donde el protagonista es el jugador. De esta manera elegiremos nuestro nombre, aspecto físico, género, estilo y preferencias para embarcarnos en un modo carrera que hará que tengamos que clasificarnos para las diferentes temporadas del festival Horizon. Nuestra meta será la de ir subiendo posiciones y ganar notoriedad para captar la atención de patrocinadores e incluso conseguir más y mejores trabajos. La reputación aquí manda.

Una de las novedades jugables añadidas se basa en la posibilidad de desempeñar trabajos alternativos al festival. Por ejemplo, ser un doble para escenas de conducción en películas de cine. Así pues, tras esta pequeña introducción, paso a desgranar punto por punto casi todo lo que puedes encontrar en el juego.

Podría escribir párrafos y párrafos de esto, pero se puede sentenciar con una sola palabra todo el apartado técnico de Forza Horizon 4, enfermizo. Los detalles de los que hace gala este juego llegan a rozar la obsesión. Desde interiores de casas hasta el pelo de las ovejas que por ejemplo si estás en verano, las verás esquiladas y si corres en invierno su pelaje es largo y denso. Asimismo, la fauna y flora es cambiante hasta niveles que solo aquellos que como yo se paren a mirarlo todo podrán apreciar. El viento, el polvo del ambiente o de otros vehículos sobre el tuyo, los reflejos del caluroso sol en verano… Forza Horizon 4 es el camino a seguir para el futuro de los videojuegos de conducción en Xbox, al menos en cuanto aspecto técnico se refiere.

Hablamos de un monstruo que mueve todo un mundo abierto y que en ocasiones nos confundirá tanto que pensaremos que estamos viendo una imagen real, aunque eso si, no está libre de irregularidades y si quieres ver alguna que otra textura a baja resolución estarán ahí para que las busques, pero suelen quedar sobre todo en terrenos y zonas alejadas del asfalto. Claro que si quieres buscar defectos, puedes encontrar esporádicamente algún objeto que desaparece o alguna sombra que se recalcula milisegundos más tarde de lo normal. No obstante es un juego de conducción y su atractivo no radica tanto en la calidad de los exteriores si no en el plano más cercano al vehículo. Especial mención a la iluminación pues desde Playground Games han mejorado algo que ya de por si era exquisito.

Como impacta la luz en los vehículos y en el entorno le da ese plus que genera sensación de estar metido en el festival; incluso hace que pasemos por alto que algunos elementos del juego son solo una textura dado que el halo que rebota en cada parte geométrica disimula a la perfección este hecho, sobre todo a 200 kilómetros por hora. Habrá ocasiones que te parecerá estar viendo una película de animación. No olvido por supuesto, la manera magistral de cómo se comporta aquí el HDR, los poseedores de Xbox One S y Xbox One X van a disfrutarlo mucho.

Esto ya es bastante habitual, la robustez en el framerate es santo y seña de la casa y no es de extrañar que nos encontremos ante dos modos de juego que cumplen realmente lo que promete el estudio. Por un lado, tenemos un modo rendimiento a 60 fotogramas por segundo y menor detalle gráfico, y por otro lado tenemos el modo calidad que ofrece lo mencionado anteriormente, un espectáculo visual pero a menor tasa de frames. Tras probar ambos modos puedo asegurar que los 60 fotogramas por segundo no son gratis y el recorte gráfico es más que palpable, pero al menos tenemos las dos posibilidades para jugar en la manera que más nos guste. Aunque eso sí, Forza Horizon 4 sigue siendo sorprendente en el modo rendimiento.

Las oportunidades que ofrecen los cambios climáticos nos traen un nuevo mundo de posibilidades, y esto se nota en cada punto del mapeado que si bien parece más pequeño en extensión que su antecesor (o al menos esa ha sido mi impresión), hablamos de un mapa que cambia por cuatro veces y se comporta de manera diferente en cada estación del año. De esta manera, no será lo mismo el mapa en invierno que en primavera, desde obstáculos diferentes hasta tramos más inaccesibles por el hielo. De hecho nuestros vehículos se mancharán hasta el escape y el sistema de físicas ha evolucionado permitiendo más objetos destructibles y mejor comportamiento cuando conducimos.

A nivel de detalle en los vehículos nada que no supiéramos ya, se nota que se le ha puesto mimo y empeño en recrearlos, aunque gran parte del trabajo parece que ya proviene de modelados de entregas anteriores. Y para finalizar este apartado, una banda sonora y un sonido envolvente que quita el hipo. Lo hemos probado con barra de sonido y el resultado es sencillamente espectacular.

Llegamos a la piedra angular del juego. Y es que es aquí sin duda donde Forza Horizon 4 no tiene rival, no existe nada que haya probado que logre ser más divertido que este juego. Si ya la fórmula de anteriores entregas nos sorprendía con nuevos añadidos constantes, en esta nueva propuesta Playground Games ha sabido consagrarse amplificando todos y cada uno de los elementos que componían su fórmula original. Así pues, la casa de subastas, los coches abandonados en graneros y el resto de elementos que pudimos disfrutar en Forza Horizon 3 seguirán vigentes, pero se le añade la posibilidad de comprar casas propias y la personalización del personaje. Iremos desbloqueando elementos en las ruletas clásicas del juego, y entre los premios encontraremos bailes, prendas para vestir al avatar y diversos elementos para personalizar nuestros vehículos, ¡incluso hay un claxon de Halo!

Nuevamente repiten como invitados los eventos de exhibición en donde correremos contra trenes, motos y hasta un vehículo gigantesco llamado Mastodont. Este tipo de experiencias puntúan bastante bien para ir pasando de temporada en temporada porque ahora aquí lo que importa es clasificarse para cada evento de estación.

Pero a riesgo de parecer incidente con el tema, el mayor atractivo jugable que ha introducido este nuevo Forza Horizon 4 es el de recrear cuatro estaciones diferentes a lo largo del año, cada una de ellas recreará un entorno jugable diferente. Si corremos en invierno las carreteras serán endiabladas y costará mucho más llevar el control del vehículo, si lo hacemos en verano la arenilla sobre el asfalto también será un peligro y en otoño la mano de Turn10 Studios se ha hecho notar y veremos como los charcos nos dan esa sensación de aquaplanning que tenía Forza Motorsport 7. Los terrenos forestales donde vamos a correr tampoco nos lo pondrán fácil pues la gravilla del suelo nos hará derrapar bastante. Las físicas tienen un comportamiento mucho más coherente y costará pillar el truco a cada vehículo.

Además la inteligencia artificial vuelve a sorprendernos a un nuevo nivel. Por un lado tenemos a los drivatars que tras 4 entregas han logrado perfeccionarse hasta el punto en el que es difícil saber si compites contra un humano o una CPU. Y lo digo porque la dificultad de este juego es mayor que la de sus antecesores y de esto tiene gran culpa el sistema de IA en la nube de los drivatar. Habrá veces que desearas que sean menos humanos y les restarás facultades. Quizá el Forza Horizon más difícil al que he jugado. Obviamente puedes rizar el rizo aún más si añades elementos de simulación, daños y demás.

La segunda parte de IA tiene que ver con un par de ayudas a la conducción, a diferencia de esa sensación que te dejaba Forza Motorsport al activar la frenada automática, este Forza Horizon 4 lo hace más sutil e incorpora la ayuda en el manejo basada en IA sobre el conductor, básicamente predice cuándo sueles errar para ayudarte a endurecer el volante si cree que vas a pasarte girando o en el contraviraje.

Los ingleses han introducido el concepto Vida Horizon que groso modo se resume en todas aquellas actividades que puedes realizar en el juego. Es aquí donde además podrás crear caravanas, que son instancias en donde puedes competir, charlar o pedir ayuda a otros jugadores para partidas cooperativas. Y es que Forza Horizon 4 se siente vivo ya de por si, pero con el extra de las personas dentro gana muchos más enteros.

¿Cómo mejorar un sistema que tenía pocos puntos en contra? pues añadiendo más elementos de gamificación por el juego. Y esto se hace posible gracias a que ahora tendremos opciones para subir de nivel casi cualquier parámetro de tu Vida Horizon. Desde el nivel de competición en carreras forestales, carreras estacionales y exhibiciones, hasta tu pericia creando y diseñando vinilos o tuneos para otros. Playground Games ha creado una obra maestra que se convierte además en un auténtico proyecto social para compartir experiencias.

Como todos los juegos de la franquicia, esta cuarta entrega no podía ser menos y estamos ante una propuesta que nos dará ingentes cantidades de horas para jugar, comprar, socializar o crear contenido. Es abrumadora la lista de cosas que puedes hacer en Forza Horizon 4, tanto que puede llegar a asustar a los jugadores menos experimentados en la franquicia. A eso le sumamos los numerosos coleccionables como los carteles para destruir, los carteles de viaje rápido, los monumentos históricos y los coches abandonados y básicamente estamos ante un juego casi inabarcable para cualquier mortal que se precie.

Pero esto no acaba aquí, la lista de logros es atractiva por lo que nos hará perdernos demasiado en el camino para conseguirlos todos. Además como decía unas líneas más arriba, hay miles de tareas por hacer y las opciones para subir de nivel es inmensa, desde echar fotos hasta batir los records en las señales de límite de velocidad. Busca y crea planos, crea tus propios eventos, el club de Forza Horizon, más de 450 coches para coleccionar y modificar.. ¿Sigo? es complicado nombrarlo todo en un análisis sin que acabes aburrido de leerme. 

Claro está que será todo esto y sus modos en línea los que dotarán al juego de más y más horas de diversión. Puedes elegir el modo cooperativo o competitivo, y además elegir a tus rivales para dinamitar sus records de velocidad. Tú eliges.

¿Se puede mejorar algo que ya de por si era perfecto? Forza Horizon 4 lo consigue y lo hace incluyendo elementos jugables innovadores que suponen un añadido perfecto a una fórmula que ha sentado cátedra en el mundo de los juegos de conducción en mundo abierto. La cantidad de actividades que propone, los eventos y esa sensación de que siempre tienes algo que hacer sin percibir que es una duración artificial, es para aplaudir a Playground Games. Acompaña esto de una sensación de progreso constante y algunos elementos jugables que casi te hacen sentir la temperatura a la que conduces, y tienes un éxito en forma de videojuego.

Pero todo este paquete de piropos no viaja solo, lo hace acompañado de un apartado técnico que quita el hipo y que por fin comienza a enseñar ese músculo que tanta falta le hacía mostrar a Xbox One X en los juegos de primer nivel exclusivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s