Reseña | Luigi’s Mansion 3

La mayoría de los protagonistas de videojuegos caminan con un propósito. Nathan Drake tiene una arrogancia particular mientras pasea por tumbas antiguas, mientras que Leon Kennedy se sostiene con la confianza de un profesional entrenado en medio de los horrores de una infestación de zombis. Luigi no es así, pero eso no lo hace ser menos como para no tener sus propias aventuras y con Luigi’s Mansion 3 podemos decir que el Nintendo Switch tiene otro gran título en su catálogo.

Luigi’s Mansion 3 es parte de una rara raza de juegos de comedia slapstick. Su humor no proviene de la escritura ingeniosa o los grandes chistes; es divertido exclusivamente porque es divertido ver sufrir a Luigi. Como su nombre lo indica, este es técnicamente el tercero. Luigi’s Mansion 3 toma lugar algunos años después de la última entrega, con todos los viejos personajes de la saga, además de otras adiciones. En esta ocasión, nuestro héroe principal, Luigi ha recibido una invitación misteriosa para visitar el hotel conocido como “Last Resort” y acompañado de Mario, Peach y algunos Toad’s el juego da inicio con un recorrido al llegar a este lujoso hotel. Sin embargo, no pasa mucho tiempo para enterarnos que “Hellen Gravely” la dueña del hotel, en realidad conspira con “King Boo” para atrapar a Luigi y a sus amigos, afortunadamente nuestro verde amigo escapa, dando inicio a su nueva aventura.

El hotel se volverá en una especie de sitio lleno de muchas cosas por descubrir en cada uno de sus pisos. Está lleno de caminos secretos, puertas cerradas, y cada piso tiene un tema diferente; uno es un invernadero, por ejemplo, mientras que otro tiene un ambiente Medieval. Para salvar a sus amigos, Luigi tiene que lidiar con fantasmas mientras encuentra botones de elevadores que lo llevan a nuevos pisos, siendo un total de 16 y donde podremos continuar explorando, ofreciendo una experiencia diferente en cada uno.

Lo que hace que el juego sea tan agradable es su presentación y la forma en que todo interactúa con el personaje. Para capturar un fantasma, primero debes destellarlo con luz y luego mantenerte firme mientras intenta escapar del vacío. Una vez que agarras uno por la cola, puedes girarlo y destrozar la habitación. Es increíblemente satisfactorio, y la física del juego hace que las cosas sean aún más divertidas. Casi todos los objetos con los que entras en contacto pueden moverse; Luigi puede toparse con una mesa, sacudiendo la comida cuidadosamente chapada en la parte superior, así como usar su aspiradora para chupar sábanas de una cama o cortinas de una ventana. A veces esto revelará secretos; otras veces, es divertido hacer un desastre. Nuestra “arma” principal de la franquicia está de regreso: la nueva “Poltergust G-00”, una versión mejorada de la “Poltergust” original, pero con la misma función como comentamos y con un agregado extra, ya que esta contara con un “gancho” como ataque secundario dentro de la “Poltergust G-00”, lo que nos da la opción de lanzar y absorber este gancho para mover cajas, barriles o quitarles objetos a nuestros enemigos.

La gran adición a este juego es un segundo personaje increíblemente espeluznante llamado Gooigi. Básicamente es lo que sería Luigi si estuviera hecho de gelatina verde. En cualquier momento, puedes cambiar entre los dos (Luigi se quedará flácido cuando lo hagas, lo cual es muy inquietante) y cada uno tiene diferentes habilidades. Gooigi puede deslizarse entre las puertas de metal y los desagües, pero también se disuelve instantáneamente al entrar en contacto con el agua. La mayoría de los acertijos implican alternar entre los dos de alguna manera.

Gooigi aparte, gran parte del juego es similar a su predecesor. Lo que hace Luigi’s Mansion 3 diferente, y significativamente más agradable, son los detalles más pequeños. Tiene un cierto nivel de pulido de Nintendo que faltaban entregas anteriores. Eso incluye todo, desde la pesada sensación de arrojar un fantasma en una pared hasta las animaciones sutiles cuando Luigi es asustado por una rata o confrontado con una pared de púas. Gran parte del encanto y el humor del juego proviene de estos momentos, como las peleas con los jefes, mismos que son una alegría particular.

Y por último tenemos la adición de un modo multijugador para Luigi’s Mansion 3, conocido como “ScareScraper” el cual regresa después de su adición a Luigi’s Mansion 2; este modo de juego nos juntará con hasta 8 jugadores con variaciones de Luigi’s y Googi’s para recorrer cada uno de los 25 pisos de este rascacielos donde la cooperación es esencial para acabar con los fantasmas de cada piso para descubrir al equipo vencedor, el cual podrá ser el equipo Luigi o el equipo Googi.

No hay muchos juegos como Luigi’s Mansion 3, lo que hace que valga la pena echarle un vistazo. Claro, hay muchos títulos que logran hacer que un arma se sienta pesada en sus manos o agreguen una sensación similar, pero Luigi’s Mansion 3 lleva esa idea en una dirección diferente al poner el mismo nivel de cuidado y detalle en un juego sobre un fontanero torpe y aterrorizado. Es una gran recomendación si eres dueño de un Nintendo Switch.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s