Reseña | Star Wars Jedi Fallen Order.

El cierre de Visceral Games por parte de Electronic Arts y la posterior cancelación de su proyecto sobre Star Wars, habían hecho que muchos jugadores y fans de la saga perdieran hasta la esperanza de Leia por ver una historia basada en la saga cinematográfica más grande de todos los tiempos. Y más tras el lanzamiento de Star Wars: Battlefront II, cuya campaña no consiguió conectar con los jugadores más tradicionales al resultar corta y descafeinada. Pero a la compañía se le venían notando las ganas de redimirse y la licencia de Star Wars seguía sobre la mesa. ¿Quién podría darle el brillo merecido con un planteamiento nuevo y original?

Bajo las filas de Electronic Arts desde 2017, Respawn Entertainment es un estudio que con tan solo tres títulos ha sabido ganarse la admiración de muchos jugadores. Si bien su sello se ha estampado sobre experiencias multijugador gracias al primer Titanfall y más recientemente a Apex Legends, también ha ofrecido buenas campañas para un jugador, como la de Titanfall 2. Ahora ha tenido la ardua tarea de proyectar el universo de Star Wars en una nueva aventura que mezcla muchos conceptos, con el objetivo de ofrecer una experiencia única e inolvidable. Si lo ha logrado con la maestría de un Jedi o no, es lo que trataré de desgranar (sin spoilers) con este análisis.

STAR WARS Jedi: Fallen Order nos sitúa entre los acontecimientos del Episodio III (la Venganza de los Sith) y el Episodio IV (Una Nueva Esperanza) de la primera trilogía cinematográfica. En esta historia somos Cal Kestis, un antiguo padawan que sobrevivió a las Guerras Clon y a la caída de la Orden Jedi. El joven malvive trabajando como chatarrero en el planeta Bracca y ocultando su sensibilidad a la Fuerza, hasta que es descubierto por la Inquisición. Gracias a dos misteriosos personajes logra escapar en su nave, la Stinger Mantis, y juntos ponen rumbo hacia el planeta Bogano, en el que empieza su gran aventura para tratar de restablecer la Orden Jedi.

A simple vista, STAR WARS Jedi: Fallen Order tiene todo lo que un fan de la saga de George Lucas puede esperar. Respawn ha sabido recrear los variados planetas de Star Wars sobre escenarios abiertos y llenos de la típica vida silvestre que habita en ellos. Su acertado diseño de niveles permite que en todo momento sintamos la inmersión en su universo, con una ambientación que nos lleva por entornos de vegetación, macizos helados, ruinas o catacumbas que guardan antiguos secretos Jedi.

Sin embargo, el estudio siempre ha adolecido de apartados gráficos discretos, y lamentablemente, en JFO esto no ha sido una excepción. Se percibe en texturas poco definidas, en una iluminación que no logra sorprender y en las expresiones faciales de los personajes que simplemente son correctas, siendo la del protagonista, capturada a partir del actor Cameron Monaghan, la más favorecida de todas ellas. Con esto no estoy queriendo decir que gráficamente sea mediocre, pues cumple sobradamente, es solo que no impresiona como sí hemos visto en otras aventuras de reciente lanzamiento. Aun con todo, el conjunto es reconocible y agradable a la vista de cualquier fan de Star Wars. Es difícil que decepcione en este aspecto.

Tampoco lo hace en el sonido, cuya calidad está a la altura de las composiciones del maestro John Williams, algo menos presentes en este videojuego, aunque acompañan perfectamente en todos los entornos. La espada láser, los combates, las colisiones, la fauna hostil… todo suena como en las películas. Además y como cabe esperar de Electronic Arts, el juego cuenta con un doblaje en castellano que sin llegar a ser excelso está bien resuelto, y presente tanto en las cinemáticas como durante la acción.

En cuanto al rendimiento, el título ha sido desarrollado con una versión avanzada del motor Unreal Engine 4 y funciona por defecto a 30 fotogramas por segundo. Si tuviera que resumir STAR WARS Jedi: Fallen Order, diría que es un título de acción, puzle y plataformas en mundo semiabierto, que brilla especialmente en la jugabilidad. Controlamos a Cal Kestis, un padawan inexperto y ansioso de conocimiento que no completó su entrenamiento, por lo que aún no domina la Fuerza. A lo largo de su aventura aprenderemos con él, creceremos con él, y nos convertiremos en un Jedi con él.

A bordo de la Mantis, nave que sirve como «hub» y centro de reunión con nuestros compañeros, viajaremos por diversos planetas y escenarios en los que la exploración será capital para comprender y avanzar la historia. Nuestro protagonista es habilidoso con el sable de luz y también ágil: puede parar el tiempo de los objetos, escalar, nadar, esquivar y balancearse en lianas o corretear por las paredes haciendo uso del ADN más puro de Respawn. Sin embargo, habrá cosas que de primeras no será capaz de hacer y deberá buscar caminos alternativos.

Si queremos descubrir todos los secretos que aguardan los mapas del juego, habrá que volver a aquellas localizaciones por las que antes no podíamos pasar, pero no podremos hacerlo si no avanzamos primero en la historia y adquirimos las habilidades latentes en los Jedi. Como decía, el juego está diseñado para que exploremos, así que lo haremos todo «a pata», pues a pesar de que hay muchos puntos de guardado, no existe un viaje rápido entre ellos. La ausencia de esta característica está justificada, pero a veces supondrá un engorro deshacer todo un camino para volver a la nave, algo que no agradará a muchos jugadores.

En cualquier caso, para guiarnos por todo este desarrollo «metroidvaniano», tendremos a un simpático droide llamado BD-1 que nos mostrará holomapas en 3D para cada escenario, muy del estilo Metroid Prime. Nuestro fiel y adorable compañero será además muy útil a la hora de buscar componentes de personalización, escanear todo tipo de objetos y enemigos para nuestro banco de datos, o para proporcionarnos viales de recuperación de vida.

También servirá de apoyo si nos estancamos en algún puzle. STAR WARS Jedi: Fallen Order presenta diversos acertijos a lo largo de la aventura que deberemos resolver. Lejos de ser un mero trámite pero sin llegar a desesperar, son bastante originales e ingeniosos y más de una vez nos harán pensar durante un buen rato. Activa aquí, salta allá, empuja por el otro lado… y todas esas acciones que hemos tenido que hacer en la trilogía Tomb Raider últimamente.

En JFO disponemos de cuatro niveles de dificultad estrechamente ligados al combate, que además se pueden alternar en cualquier momento. He querido probarlos todos y realmente funcionan muy bien porque están diseñados para que cualquier tipo de jugador aprenda a disfrutar del juego. Si lo que queremos es completar la historia sin preocuparnos por nada más que disfrutarla, tenemos la dificultad Historia, aunque por defecto empezaremos con Caballero Jedi, que viene a ser la dificultad estándar. Con Maestro Jedi se aumenta el daño y la agresividad enemiga, y por último encontramos Gran Maestro Jedi, que como se podran imaginar, solo estará al alcance de los más duchos con el sable de luz.

Bebiendo de la técnica y estrategia de los «soulsborne», el combate cuerpo a cuerpo funciona con un sistema de paradas y bloqueos muy similar al de Sekiro: Shadows die Twice, donde es importante levantar la defensa en el momento justo en el que vamos a recibir un ataque, para así poder ejecutar un contraataque e incluso un finisher de animación espectacular que acabe con el enemigo. En la distancia, el uso de la Fuerza y las habilidades de Cal también serán de gran ayuda. Podemos rechazar y devolver proyectiles con la espada láser, lanzarla a varios enemigos a la vez, atraerlos hasta nosotros para ejecutarlos, entre otras comodidades.

Si morimos, que lo haremos en varias ocasiones, Cal perderá toda la experiencia acumulada hasta ese momento, y volveremos al último punto de meditación (guardado) visitado. Nuevamente aquí encontramos elementos de las sagas de FromSoftware, pues al descansar en uno de estos puntos podremos restaurar toda la salud y los viales de recuperación, pero también reaparecerán los enemigos. Si preferimos no hacer uso de esto y queremos recuperar la experiencia y rellenar las reservas de vida y Fuerza, deberemos volver a atacar al enemigo que nos derrotó. Y si no queremos complicarnos, podemos optar por dejarlo todo como está.

A lo largo de la aventura, Cal irá refrescando y dominando las habilidades Jedi que le enseñó su maestro, pero también adquirirá otras nuevas de motu propio. Con la experiencia que vaya obteniendo, recibirá puntos para invertir en un sencillo árbol de habilidades. Este sistema estará disponible siempre que descansemos en un punto de meditación y se mueve en tres sendas: Fuerza, Espada Láser y Supervivencia. Algunas de estas habilidades serán pasivas, y otras, especialmente las vinculadas al combate, requerirán de nuestra pericia con el mando.

Además de poder adquirir nuevas habilidades para Cal, a medida que exploremos el universo de STAR WARS Jedi: Fallen Order, nuestro compañero BD-1 encontrará en baúles diversas piezas y complementos para que personalicemos nuestras pertenencias. En cualquier momento podremos cambiar nuestros ropajes o los aspectos del droide y de la nave Mantis, pero el sable de luz, que podremos diseñar prácticamente a nuestro gusto, solo se podrá personalizar en el interior de la nave, donde también podremos meditar o plantar semillas en un curioso terrario que sirve como elemento decorativo.

Toda esta personalización es meramente estética y no aporta cambios en la jugabilidad, pero anima a seguir explorando para coleccionar todas las piezas. Si ese fuera nuestro objetivo tendremos que escudriñar el 100% de cada planeta hasta lograr encontrarlos todos.

Es la última vez que lo menciono, lo prometo: STAR WARS Jedi: Fallen Order es un juego diseñado para que exploremos y revisitemos localizaciones. De cada jugador dependerá hacer lo justo para avanzar en la historia, o entretenerse en descubrir todos los secretos y enemigos que se esconden en los mapas. Si nos decantamos por lo primero, es un título al que se le pueden calcular unas 15 horas. Si optamos por descubrir y conocer cada paraje con las ansias de un joven aprendiz Jedi, entonces tendremos juego para bastantes horas más.

Completar el banco de datos con los escaneos de BD-1, conseguir todos los ropajes de Cal, aspectos de nave y droide y resolver el 100% de los planetas, no será tarea fácil ni rápida. El juego no tiene misiones secundarias per se, pero sí tiene zonas a las que Cal no podrá acceder hasta bien entrada la historia, lo cual favorece el «backtracking». Respawn quiso darnos una aventura para un jugador donde hubiera mucho que hacer, y lo ha conseguido con creces.

STAR WARS Jedi: Fallen Order es la aventura galáctica que tanto tiempo llevábamos esperando los fans de la saga. Con un ritmo equilibrado y una jugabilidad muy medida para el combate, los puzles y las plataformas, sabe contar una historia dentro del canon que atrapa desde el primer momento. Pero es justo admitir que tiene algunas carencias.

Su apartado gráfico hubiera podido sobresalir y la aventura pudo tener una mayor variedad de situaciones, como pilotar cazas estelares u otros vehículos, pero reúne lo necesario y es un gran paso hacia lo que los fans de Star Wars queremos ver en un videojuego. Si este es también tu caso, no me tiembla el pulso al decirte que no te lo puedes perder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s