Reseña | Battlefield V.

Los últimos años hemos sido testigos de cómo las temáticas de los principales shooter del mercado cambiaban y dejaban de lado la bélica histórica para recurrir a aventuras más próximas a la ciencia ficción. Probablemente esto sea debido a que este tipo de mundos ofrece más medios a la hora de exprimir las posibilidades de desarrollo de videojuegos actuales y el hardware de los dispositivos disponibles. Pongo como ejemplo de esto, títulos como Titanfall 2 o el actual Black Ops 4.

Hace ya dos años que DICE quiso apostar por un juego ambientado en la Primera Guerra Mundial, una apuesta arriesgada dadas las características de las armas y los vehículos que se utilizaron durante este conflicto. Puesto que la formula funcionó, más o menos, dos años después ha querido volver a repetir con un juego ambientado, esta vez, en la Segunda Guerra Mundial. En este punto, es importante incidir en que el juego está inspirado en este conflicto bélico y es que muchos de los detalles estéticos, no corresponden a este periodo histórico y son más propios de títulos y universos como el de Metro o incluso el de Mad Max.

A pesar de esto, el juego es un espectáculo, tanto gráfica como jugablemente y después de disfrutarlo varios días, sólo puedo decir que este Battlefield es aún mejor que su predecesor, ya que corrige alguno de los errores principales de la anterior entrega. La potencia detrás de todo esto radica en el motor Frostbite, el mismo que vimos en la anterior entrega y que ofrece unos resultados increíbles. Eso sí, al tratarse del mismo motor gráfico, el juego luce prácticamente igual y será habitual que nos sintamos como si estuviéramos jugando el mismo juego al fijarnos en la flora, montañas, etc. Battlefield V es un juego muy atractivo que captura tanto el intenso espectáculo de la guerra a gran escala como los pequeños detalles de este mundo en el que luchamos.

Hojas marrones de otoño soplan con nostalgia en el viento, cuando un cohete V1 impacta con una feroz bola de fuego vista desde el otro lado del mapa. Las ráfagas de nieve impactan sobre los Alpes, mientras te inclinas y observas cómo cientos de balas iluminan el cielo. No hay duda de que este juego es una delicia visual que, en el caso de no jugarlo en Xbox One X (o PC alta gama), no es tan espectacular. Aunque no es grave, hay momentos de mucha acción en el que he notado una bajada de FPS y cierta tendencia de imagen borrosa cuando nos fijamos en explosiones o momentos de humo intenso. Escueta, pero merecida mención para la puntuación orquestal, que coincide con el ritmo de acción, consiguiendo nuestra atención de principio a fin.

Llegados a este punto, quiero parar para destacar varias cosas interesantes. Battlefield 1 ya era un gran juego, que tenía varios errores que esta vez han intentado corregir. Imagino que no serán pocos, los que como yo, se pelearon con el visual recoil de aquella entrega. Pretendiendo buscar el mayor realismo posible, dadas, las más que probables dificultades que supondría acertar en el blanco con un arma de la época, DICE introdujo una solución que resultó ser un completo desastre.

¿Saben lo frustrante que es que las balas nunca vayan a donde estamos apuntando? Esta vez, se ha eliminado el visual recoil y se ha optado por un recoil balístico más realista, con diferencias sustanciales entre armas, en el que influye el peso del arma, incluso cuando nos desplazamos. El resto de físicas y movimientos del personaje también se sienten equilibrados entre el realismo que pretenden buscar y la dosis de divertimento que deben ofrecer.

Desde el año 2002, la franquicia de Battlefield es la única que ha sabido ofrecer experiencias multijugador masivas, reales, épicas y crudas, con todas sus entregas. Los mapas gigantes y llenos de detalles son una característica inequívoca de todos los Battlefield desde aquel fantástico Battlefield 1942 y gracias a su juego locamente adictivo, la serie ha crecido hasta convertirse en uno de los mayores shooter del mundo.

Electronic Arts y DICE han regresado a este conflicto histórico después de un viaje a través de la Primera Guerra Mundial en 2016. ¿Continuará su éxito? ¿Será el FPS de fin de año? DICE nunca ha destacado por ser una empresa muy dada a crear historias profundas con guiones elaborados y sentimentales. Hace años ya que las principales franquicias FPS han dejado las aventuras individuales de lado, para centrarse en experiencias multijugador. Aunque es verdad que a la larga, los jugadores amortizan el juego con los modos online, también es cierto que muchísimos usuarios disfrutan y quieren seguir disfrutando de pequeñas historias que se jueguen en modo individual y que tienen un relato que contar. DICE ha tenido esto en cuenta y ha vuelto a añadir otra dosis de Historias de Guerra en este nuevo Battlefield.

No quedan muchas historias que contar sobre la Segunda Guerra Mundial, la mayoría ya se ha contado y por eso, Battlefield V se ha propuesto mostrar muchas historias que no se nos han contado sobre la gente que luchó y realizó sacrificios personales en una de las guerras más grandes de la historia de la humanidad.

La campaña de Battlefield V tiene cuatro capítulos separados (uno de ellos disponible gratuitamente en el DLC de diciembre), cada uno de los cuales nos muestra los elementos clave del juego. Uno de mis favoritos es Sin Bandera, en el que tienes la tarea de infiltrarte tras las líneas enemigas como Billy Bridger, un joven británico encarcelado durante la guerra que recibe una propuesta para enrolarse en una misión casi suicida.

Menos exitoso es Nordlys, que te obliga a ser furtivo como parte de la resistencia noruega en una de las historias más emotivas jamás contadas en un juego de Battlefield. En pocas palabras, la historia es genial, pero el sigilo no es para todos, puesto que se abusa demasiado de él durante todo el capítulo. Esto puede ralentizar el ritmo del juego y te garantizo que nunca volverás a ser taimado durante el tiempo que dediques a este juego.

Afortunadamente, el sigilo no es un requisito, ya que puedes abordar cada compromiso de distintas maneras. Puedes tratar de ocultar tu presencia utilizando un cuchillo arrojadizo para matar, o puedes disparar a todos los enemigos en la cabeza u optar incluso, por hacer un agujero en la pared para llegar a tu objetivo.

Llegados a un punto de la campaña, me pregunté: ¿Dónde esta mi equipo? Es verdad que se trata de un modo de juego individual, pero ¿Dónde está el resto del equipo que debe enseñarnos la importancia del trabajo en equipo en Battlefield V? La respuesta en sencilla, además de unas pocas escenas en las que aparecen, no hay equipo. Este aparece realmente poco y el juego se convierte en una experiencia bastante solitaria que recuerda mucho a los juegos de antaño de la Segunda Guerra Mundial.

Si alguna vez has jugado a un Battlefield, sabrás que el modo multijugador es la verdadera razón para elegir este juego, y aquí, hay mucho de lo que hablar. Con esta entrega no llega una revolución en el juego FPS en línea. Lo verdaderamente importante aquí son, al igual que pasa con las entregas de FIFA, los pequeños cambios que consiguen marcar una gran diferencia. DICE ha cogido la lista de problemas de Battlefield 1 y ha trabajado metódicamente para resolver casi todos ellos.

Con clases personalizables que se complementan perfectamente entre sí, puntos extra por capturar bases conjuntas y, uno de los cambios más impactante, poder revivir a los miembros de tu equipo sin necesidad de ser médico, el trabajo en equipo ya no es sólo un placer, es esencial, para obtener cualquier tipo de ventaja táctica. Te unirás para luchar a través de una variedad de mapas creados por expertos que garantizan muchas horas de juego y disfrute. Desaparecieron las vastas y planas llanuras del anterior campo de batalla, donde sobrevives durante unos 12 segundos antes de que te disparen desde el otro lado del mapa. Esta vez, cada lugar ha sido intrincadamente diseñado para sacar lo mejor de cada clase y a la vez proponerte un buen desafío.

Uno de mis mapas favoritos, Arras, está formado por pequeñas aldeas hechas para que disfrutemos de momentos increíbles de combate de milicia a corta distancia, amplios campos de cultivo abiertos que te cubren para que te agaches y trates de tomar el flanco, los francotiradores se pueden esconder en los campanarios hasta que estos sean completamente demolidos por un proyectil de tanque disparado cuando el conductor vea el brillo de la lente de tu mira.

Cada ubicación aporta su propio conjunto único de complejidades basadas en puntos de referencia, como el gigantesco puente colgante de Twisted Steel, los corredores claustrofóbicos entre las montañas de Narvik y el tamaño del mapa del DLC Panzerstorm, construido especialmente para el caos vehicular. Este cuidado y atención significa que cada lugar es más que un lugar de entretenimiento para matarse unos a otros. Cuenta una historia de momentos completamente orgánicos que seguramente recordaremos durante mucho tiempo.

El clásico TCT: Equipo o duelo por equipos, Conquista y Dominación regresan y lo hacen con fuerza. El modo Breakthrough, anteriormente llamado Operaciones, añade un elemento de apuro a Conquista, dividiendo el mapa en secciones que un equipo intenta atacar mientras la oposición lo defiende. Además, Grandes Operaciones aporta toda la belleza del modo de operaciones de Battlefield 1 y añade un poco de teatro. Desde lanzarse en paracaídas y comenzar tu operación con un salto desde un avión, hasta derribar las defensas enemigas con explosivos.

Las operaciones pueden terminar con ambos equipos en un mapa cada vez más pequeño, con cero repeticiones y un objetivo: ser el último equipo en pie. Vuelve la fórmula original de Battlefield y aumenta esa tensión nerviosa que tanto gusta a los jugadores. Del modo Battle Royale, que llegará a Battlefield V en marzo junto a Combined Arms, no podemos decir mucho, más que ya le estamos echando en falta . Para unirlo todo, Vientos de Guerra es el servicio en directo del juego que da a tu experiencia una sensación de progreso, a la vez que la basa en un contexto histórico.

Es evidente que medir la duración de los juegos hoy en día es difícil, puesto que la mayoría de jugadores tienden a amortizar sus compras invirtiendo horas en los modos online y medir el tiempo de lo que cuesta pasarse un juego multijugador es francamente complicado. Lo que podemos confirmar es que la campaña de Battlefield V tiene una duración de seis horas aproximadamente y que no te sobrará tiempo de juego hasta que te canses de eliminar enemigos y capturar bases. Como el juego comienza en las primeras etapas de la Segunda Guerra Mundial, DICE espera contar la historia de todo el conflicto a través de Battlefield V, utilizando nuevos mapas y modos de juego a lo largo del progreso del jugador.

Todo esto comienza con La Compañía, nuestra creciente facción de soldados, armas y vehículos personalizados. Las modificaciones se desbloquean junto con tu estilo de juego, a través de un mapa de progreso, a medida que subes de nivel. Si por ejemplo, tiendes a disparar mucho desde la cadera, el juego desbloqueará para ti una mejora que reduzca la dispersión cuando disparas desde la cadera. Sin embargo, gran parte de esta progresión extra está oculta bajo capas de confusos diseños de menú, una de las quejas más molestas de Battlefield 1 que no parece que se haya solucionado esta vez.

Las personalizaciones visuales se pueden comprar con la moneda del juego, lo que nos lleva a la pregunta obvia después de la pesadilla que fue Star Wars Battlefront 2; ¿Qué pasa con las micro-transacciones? El pase de temporada ha sido desechado y recibiremos cada DLC de contenido que ha sido anunciado hasta ahora de forma gratuita. Punto a favor para DICE y EA en este apartado. Por tanto, este juego no incluirá el criticado pay to win y sólo permitirá pagos para comprar mejoras estéticas para nuestro personaje y nuestras armas.

No hay duda de que la serie Battlefield sigue avanzando con fuerza, y Battlefield V se perfila como la entrega más fuerte hasta la fecha. DICE puede haber apostado sobre seguro con pequeños ajustes en base a la fórmula anterior, pero las mejoras que han añadido hacen de este juego uno de los mejores shooter multijugador que podemos jugar ahora mismo.

Elegir un ganador entre este y otros títulos de la competencia como Black OPS 4 es difícil, probablemente sea como comparar manzanas y naranjas fuertemente armadas. Ambos tienen diferentes estilos de juego, cada uno de los cuales se desenvuelve increíblemente bien. Si te gusta que la acción FPS sea rápida y se centre en el talento individual, entonces es probable que Call of Duty se aproxime más a tu estilo, pero, si lo que buscas es una experiencia un poco más lenta, aunque no demasiado, y más táctica, no busques más allá de Battlefield V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s